El Más Grande en el Reino de Dios

Boxer.jpg

A menudo pensamos que, en el Reino De Dios, el ministerio más grande es el de Apóstol, profeta, Pastor, Maestro o Evangelista. ¡Sin embrago, no es así! Cuando seamos llamados por el Señor, no seremos reconocidos por nuestro título, sino que el mismo Señor, nos llamará siervos. En Mateo 25:23 Jesús explica cómo seremos llamados en aquel día.

Su señor le respondió: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!”

La realidad es esta: Nacimos para servir al Rey de reyes y Señor de señores. Además, aun habiendo hecho en la obra del Señor todo, no habéis más que cumplido vuestra responsabilidad ante Dios. Jesús les dijo:

Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha mandado, deben decir: “Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber."– Lucas 17:10. Nadie tiene derecho creerse mejor que los demás porque solo hacemos lo que nos corresponde.

Ahora, según las escrituras en la obra del Señor, servir es el oficio más grande e importante en el Reino de los cielos. El domingo pasado iniciamos la serie de mensajes del mes de septiembre titulada: "EL MÁS GRANDE." Hoy voy a compartirles algunos conceptos sobre que es servir.

Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mat 20:25-28)

Este mes de septiembre comenzamos una nueva serie de mensajes titulada: El Más Grande. Todo comenzó en vista de que nuestra iglesia esta una etapa de crecimiento, y desarrollo. Se están abriendo grandes oportunidades, nuevos ministerios van surgiendo, y la presencia de Dios está presente. Sin embrago, con todo crecimiento viene una grande responsabilidad. Por ejemplo: Surge la necesidad de más personal, más personas comprometidas con la visión de la iglesia, y un lenco de líderes que demuestren solidaridad, y estén capacitados para sostener el crecimiento.

A medidas que vamos creciendo, nos encontramos en el camino pequeños obstáculos que nos ayudan a evaluar, aprender, y eventualmente corregir las deficiencias. Pequeños obstáculos que por supuesto, vamos poco a poco conquistando. Pero, la necesidad de ocupar más personal que ayude en el servicio de la obra del ministerio de Cristo, es un factor que ninguna iglesia puede ignorar.

Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su miesMateo 9:35-28

La serie “El Mas Grande” lleva como objetivo apelar a la conciencia y corazón de Casa de Restauración en particular, pero no se limita a todos aquellos que hacen contacto con este blog. Creo que este es un tema muy importante para este tiempo donde las personas viven sus vidas sobrecargadas con los trabajos, las familias, el consumismo, y materialismo. En el libro de Hageo, encontramos una situación similar a la que la hoy la iglesia está atravesando. 

¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Hageo 1:4

En ese tiempo, el pueblo estaba muy envuelto en sus afanes, riquezas, trabajos, y labores seculares, que habían perdido el interés por la edificación de la casa de Dios. Servir no era su prioridad. Yo personalmente creo que las prioridades que tenemos dicen donde nuestro corazón esta. Si nuestra prioridad es nuestro estatus financiero, pues allá estará nuestro corazón. Si nuestra prioridad es servir en el Reino de Dios, allá estará nuestro corazón. Hace falta hijos comprometidos, cuya prioridad sea agradar a Dios en todo, especialmente con su servicio.

¡Ay de vosotros, fariseos!, que dais la décima parte de la menta, de la ruda y de toda clase de legumbres, pero descuidáis la justicia y el amor de Dios. Debíais haber practicado esto, sin dejar de hacer aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos!, que os morís por los primeros puestos en las sinagogas y los saludos en las plazas. Lucas 11:43-44

Creo que unos de las cosas que Jesús detestaba de los Fariseos era, que ellos querían ser más grandes que las demás personas. Subyugaban al pueblo, exigían y demandaban de los que no median sus estándares, y maltrataban las viudas. Pero, querían ser reconocidos, alabados, y tener las mejores posiciones a costo del sufrimiento de los demás. Ellos deseaban ser servidos, pero a Jesús lo odiaban porque enseñaba todo lo contrario a las injusticias que ellos practicaban; diciéndoles que el no vino a ser servido, sino a servir.

Queremos ser diferentes en Casa de Restauración. Somos una comunidad de creyentes que deseamos servir a nuestra comunidad. Damos servicios de: 

  • Clases de inglés gratuitas.

  • Trabajamos con el Banco de sangre de Indianápolis.  

  • Asistimos a las mujeres abusadas y maltratadas.

  • Ministerio de cuido de niños.
     
    Somos una iglesia con una visión en acción, y una fuerte pasión por el evangelismo. De manera tal, que todos trabajamos con el fin de hacer que el Reino de Dios alcance todo el territorio, entorno que ocupamos, y las almas sean reconciliadas con el Padre Eterno. Nuestra misión es servir y promover el nombre de Jesucristo, quien es digno de toda la gloria, el si es el más grande. Predicamos un mensaje centrado en la humildad, y la necesidad de servir, donde el único grande se llama Espíritu Santo.

    ¿Usted quiere ser grande? Aprenda estos tres conceptos, que Jesús le enseno a sus discípulos.

Primer concepto es que: El que quiere ser grande entre vosotros, será vuestro servidor. Grande se refiere a toda persona que busca ser poderoso o alcanzar tener dominó sobre las demás personas. Dios desea que seamos humildes para que reflejemos el carácter de Jesús en nuestras vidas.  Hay veces en la mente se nos mete el deseo de ser grandes. El enemigo sabe que, si nos puede infectar con pensamientos de vanagloria y grandeza mundana, puede más fácilmente llegar a nuestro corazón, y finalmente afectar nuestro futuro de gloria. 

  • Segundo concepto es que: El que quiera ser primero entre vosotros, será vuestro servidor. Todo aquel que desea ser grande y primero en todo como, Juan y Santiago hijos de Zebedeo, no será reconocido por el Padre. Ser grande y primero, es una actitud egoísta y centralismo. El deseo De Dios es que pensemos en los demás antes y primero que nosotros mismos. Ser grande no es manipular ni exigir ser primero que los demás para mostrarnos más importantes que las demás personas. 

  • El tercer concepto es: Como el hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y dar su vida en rescate por muchos. 

 

¿Qué es servir? 


Servir es dar la vida por lo que a Dios le interesa o apasiona, y estas son las almas. Servir es estar dispuesto a morir a ti mismo por tal de que otro se edificado. Es hacer que las personas se sientan bien, aunque uno mismo sufra agravios. Podemos ir más adentro y decir que servir es el requisito que Dios le ha puesto aquellos que desean que en el cielo, sus nombres sean conocidos. Los dominios en el Reino de los cielos funcionan de la siguiente manera: Nadie puede ser grande sin primero hacerse pequeño, y nadie puede ser primero, sin primero hacerse último.

El más grande en el cielo, es aquel que sirve y lo hace como para Dios, y nos para los hombres.