Tres virtudes del mensaje de la cruz

En Manila de las Filipinas.- Millones de filipinos cada año observan o imitan hoy el calvario de Cristo como muestra de la fe cristiana que hace de su país el más religioso de Asia.

IMG_0371.JPG

Personas crucificadas o que se flagelan conforman un espectáculo sangriento que supuestamente la Iglesia universal no aprueba, pero tampoco lucha por detenerlo. Docenas de hombres se crucifican y flagelaranen pueblos y aldeas de las Filipinas para conmemorar el Viernes Santo, con la creencia que con ese sacrificio protegerán a sus familias de las enfermedades.

Hasta hoy día los hombres no entienden que Jesús fue crucificado, muerto, y resucitado solo una vez por los pecados del mundo. ¿Qué hace el mensaje de la cruz único, original e irreproducible? Lo que hace al mensaje de la cruz de Cristo diferente, y único a los demás, son estas siguientes tres virtudes.

1. El mensaje de la cruz es un mensaje de amor.
2. El mensaje de la cruz es un mensaje de perdón.
3. El mensaje de la cruz es un mensaje de esperanza.

 

#1. Un mensaje de amor

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."  (Juan 3:16) |RVR1960|

Ningun amor se puede compara al de Dios. Actualmente existen cuatro tipo dé amores, pero el de Dios supera todos.

Amor eros- (atracción) el tipo de amor que ama a los demás porque nos resultan amables. Amor phileo- (fraternal) afecto personal y que espera reciprocidad. Amor storge- (familiar) amor de lealtad a la familia. Amor ágape- (incondicional) el tipo de amor que ama a quien no es amable, incluso a sus enemigos. Juan 3:16Porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su único hijo para que todo aquel que en el crea no se pierda más tenga vida eterna.

El amor ágape es el que todo hijo de Dios tiene que poseer porque es: sufrido, benigno, no envidia, no se jacta, no se envanece, no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal, no se goza de la injusticia, se goza de la verdad, todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

 

#2.  Un mensaje de perdón

Hch 2:38  "Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo."

Perdonarse a uno mismo- Hay situaciones que producen una desilusión de nosotros mismos. Hay actitudes y hechos cometidos por nosotros que nos humillan, nos denigran y avergüenzan. Esta clase de fallas requieren de un auto-perdón. No es fácil tener que perdonar a otros. Las heridas duelen y a veces mucho. Pero alguien dijo: “La mejor venganza es el perdón” porque la falta de Perdón te Auto-Esclaviza. Te lastimas a ti mismo cuando no perdonas, mientras el ofensor no se percata de tus sentimientos. Tu falta de perdón hacia otros te mantiene preso y atado a esa persona. ¡Se Libre perdonando!

Si te hirieron perdona y se libre, si te ofendieron perdona y se libre, si hablaron mal de ti perdona y se libre, Si te maltrataron perdona y se libre, si te despreciaron perdona y se libre, si te juzgaron perdona y se libre, si te injuriaron perdona y se libre. Por otro lado, es necesario perdonar a Dios. Esta es muchas veces una actitud inconsciente. ¿Acaso Dios se equivoca? No, en absoluto. Pero nosotros percibimos por nuestro orgullo e ignorancia que Dios nos ha fallado en algunas ocasiones.

Finalmente, abracemos el perdón de Dios. Además de fallarnos entre nosotros mismos, también fallamos muchas veces a Dios. Él es el creador de todo y juez del universo. Y Dios, a pesar de ser juez no se complace en juzgar, sino en perdonar. Una ley divina y principio es que del reino De Dios, no opera en el pasado, el pasado no existe. Dios no recuerda tu pasado.

Nuestro pasado ha sido enterrado el en bautismo, y ya el viejo hombre murió en las aguas junto con Cristo. El pasado olvidado te hace una nueva criatura y, por lo tanto, el pasado ya no cuenta, fue anulado, y nuestro pasado no puede ser recordado para ser usado en contra de nosotros. Nadie nos puede acusar de nuestra vida pasada, y si los hace no vencerá. "De modo que si alguno esta en Cristo, nueva criatura es, las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas." (2 Corintios 5:17) |RV|

 

#3. Un mensaje de esperanza

2Ts 2:16  "Y el mismo Señor nuestro Jesucristo, y Dios y Padre nuestro, el cual nos amó, y nos dio consolación eterna, y buena esperanza por gracia."

Esta es la esperanza de la cruz, que estando en el mundo bajo la maldición del pecado y juicio de Dios, Cristo Jesús fue la esperanza de Dios y el hombre llevando la maldición del pecado en su cuerpo y libertando toda la creación de eterna condenación.

• La esperanza de hoy- La esperanza cristiana no se basa en las propias capacidades o en la fuerza de voluntad, ni tampoco depende de una decisión humana sino una “esperanza que no defrauda, porque, al darnos el Espíritu Santo, Dios ha derramado su amor en nuestros corazones” (Romanos 5,5). No defrauda porque, aunque se vive con tensión hacia un futuro que está todavía por llegar, nos hace vivir anticipadamente la plenitud gracias al don del Espíritu Santo que hemos recibido.

• La esperanza de mañana- la espera del futuro, la confianza y la paciencia de la espera. El agente que dinamiza la esperanza es la fe, constituyéndose ambos en la esencia de la vida cristiana. La esperanza unida a la fe se convierte en una nueva actitud para enfrentar al mundo. Esta nueva actitud es un nuevo salto existencial que el ser humano realiza desde una situación trágica, para encontrar una solución inmediata, gracias a la intervención divina.

• La esperanza mesiánica presenta algunas dificultades, pero la fe en Dios hace que esa espera se convierta en una esperanza viva. Muchas veces lo que dificulta nuestra esperanza viva es la desesperanza, que está representada por el miedo, la duda, los problemas, las contradicciones. Hoy vivimos tiempos de desesperanza, de temores y dudas. No hay señales de esperanza en ningún lugar. De ahí que este tiempo de adviento, debe ser un tiempo de reflexión acerca de la fe en Dios y del cumplimiento de sus promesas, entre ellas, el nacimiento de Jesús, el Salvador del mundo. Los que ya hemos experimentado las maravillas del Señor, debemos generar esperanza ahí donde existe la desesperanza, fe donde haya duda. Que nuestra confianza y esperanza estén cimentadas en la gracia de Dios.

Pronto tomará lugar nuestra redención y disfrutaremos nuestra salvación al máximo. En un momento de abrir y cerrar de ojos, se cumplirán estas cinco verdades.

1. Seremos transformados.

2. Seremos transportados.

3. Seremos eternos.

4. Le veremos cara a cara.

5. Reinaremos con el.